martes, diciembre 26, 2017

Lobos

Te voy a encontrar.
No importa que no estés en celo.
Tu olor me lo sé de memoria.

Tu olor no lo desvanece la lluvia.
No lo lava.
Eres inmortal en mi olfato.

Te busco. Jadeante.
Decidido a destrozar tu carne.
Hasta que no quede nada de ti.
Tan solo el rastro
de tu sangre en la nieve.

Quiero romper la oscuridad,
una última vez,
con el destello de mis ojos.

Regalarte esa última luz
antes que nuestra la lucha
cuerpo a cuerpo
torne todo rojo y negro.

Regalarte un aullido que te acerque,
que se lleve tu instintivo miedo
a que vuelva a morderte de nuevo.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Que no se resista.
Parece no tener escapatoria.