lunes, enero 02, 2012

Culpable

No ha sido el mar de lágrimas
que parió tus ojos.

Ni tu voz rogándome
que no sea malo.

No ha sido el remordimiento
hambriento de mi tripa.

Ni el asqueroso reflejo
en mi espejo.

Ha sido la maldita certeza
de que lo volvería a hacer.

(Lo que me ha aniquilado)