martes, enero 05, 2010

Homicidio en primer grado

Mi tristeza alcanzó,
silenciosa,
tu hermoso bullicio.

Y calló para siempre
lo que no me dijiste nunca.

Has muerto
como una flor inocente
bajo mis zapatos.

Asesiné tu primavera
con el invierno de mi demencia.

Huiré entre tus pétalos secos,
sobreviviré
entre mis letras muertas.

13 comentarios:

Yani dijo...

potente. sobrevivir y dejar ir...

VeraLucia dijo...

"Asesiné tu primavera
con el invierno de mi demencia. "

Sucede en cada esquina y a cada instante.

Gracias por la visita.
Te leo.

Anahí Vásquez-de-Velasco Z. dijo...

Ahora te leeré también. Un gusto.

salvadorpliego dijo...

Un poema fino y de muy buena calidad. Te felicito.

Un placer leerte.

Te recomiendo aceptar mensajes con OpenID pues los que no tenemos cuenta en google se nos complica el comentar. Ve en tu perfil.

http://salvadorpliego.wordpress.com/

Felipe Sérvulo dijo...

Tienes fuerza escribiendo. Enhorabuena.

Malena dijo...

Mi querido amigo: Debemos por todos los medios sobreponernos a la tristeza no solo por el daño que nos hace, sino por el daño que con ella podemos hacer a los demás.

Son versos escritos con el alma.

Un cariñoso saludo.

Sofi, dijo...

que buena poesia..
gracias por tu comentario..! :)

Carlos Santana dijo...

Muy bueno...

El perro andaluz dijo...

Cual sicario del amor

Angel Castillo Fernández dijo...

Andaluz... diablos, ese título estaba mejor para el pseudo-poema.

Un abrazo.

Diana Sauval dijo...

muy buen poema. Gran uso de la antítesis.
Este asesino tiene culpa y se va degradando a sí mismo cada vez más su condición. Empezó siendo una tristeza y terminó entre sus "letras muertas"
espero haber interpretado bien el poema
muy bello :)

saludos!

Laura Gómez Recas dijo...

Es una belleza esta autoconfesión llena de íntimidad y sinceridad.
"...asesiné tu primavera..." Es un dolor...

Un abrazo,
Laura

Nuna dijo...

Y pisaste esa flor
no una ni dos veces
si no hasta asegurarte
que no volviera a haber
vida en ella...